Seguidores

18.1.11

Make Up en movimiento

 

mujer_mexicana_maquillandose 

Me intriga en extremo la mente de una mujer maquillándose en el camión o en el coche, no es que me moleste. En lo absoluto, pero ¿por que lo hacen?, ¿hay algún secreto místico que ha pasado de generación en generación  el cual provee de una mejor habilidad al pintarse sobre ruedas?

 

Hoy en la tarde mientras terminaba de degustar mis bien ponderados alimentos que sirve doña Chole, salgo de la cocinita y veo en la calle a una mujer en su súper chevy azul maquillándose con una gracia propia de una bailarina exótica y atareada. Acto seguido, la mujer choca con un muchacho de estatura media al cual supongo, le arruino la hora de la comida pues alcance a distinguir la cara de hambre. Decidí no quedarme a ver el chisme ya que tenia que regresar a trabajar y además de no ser la primera vez que veo a una mujer a medio pintar con el parachoques arruinado.

 

Por otro lado las mas osadas que gustan de arreglarse en el camión, hay que ver que se necesita cierta habilidad para lograr pintarse sin terminar como payaso de circo local, además de quedar despampanantes al terminar la sesión de maquillaje, y ni que decir de las que sacan el estuche completo de pinturas como si de caja de herramientas fontaneras se tratase.

 

Mis respetos.

 

Yo sé.

11.1.11

Furiflais Fruncido

Pues eso, saliendo del trabajo, de la nada, sin mas ni mas, comienza a llover. Rápidamente desenfundo el elegante paraguas portable que siempre cargo en la mochila para llegar lo mas seco posible a la parada del bus. Como aquí  los camioneros son bien finos y sufren de bochornos corporales todo el tiempo, pues siempre tienen encendido el aire acondicionado. Y esta de sobra decir que es muy incomodo viajar húmedo con el furiflais fruncido por el frio.

 

No había caminado siquiera tres cuadras y ya estaba empapado de la cintura hacia abajo haciendo “squicht” con los zapatos. Por ley universal, los secos y mejor aventajados por la suerte, terminan viendo a uno con mirada burlona y chingativa. Estúpidos.

 

Y estúpidos paraguas mal diseñados que solo sirven para que uno se vea mas elegante en una llovizna sin gracia. No están hechos para los repentinos chubascos de invierno.

 

Es por eso y gracias a mi sabiduría primermundista e infinita que he desarrollado un excelente bosquejo de lo que seria un elegante, sutil y utilísimo paraguas para hoy en día, el cual te cubrirá hasta las rodillas, basado en la estatura promedio del mexicano.

 

Cuenta con una bonita cortinita impermeable al rededor del paraguas lo cual evitara que las gotas entren, evitando la incomoda sensación de cargar el calzón chorreado. Además el artefacto será capaz de soportar fuertes vientos gracias a los increíbles diamantes swarovski que llevara colgando al final de la cortinita. Todo fue pensado.

 

He aquí el prototipo:

 

paraguas2

 

Increíble, cierto?

Solo estoy en espera de patrocinadores para patentar el proyecto y sacarlo al mercado.

 

Yo sé.

9.1.11

Si la Barbie es tan popular ¿por qué hay que comprarle a los amigos?

No encontré titulo alguno el cual pueda describir mi magnánima ausencia. Debería darme vergüenza pero no, esa la perdí un sábado encima de una mesa hace algunos años. Lo cierto es que extraño estar por aquí, extraño aquella costumbre de escribir barbaridades cada dos días, a aquel muchacho guapachoso de lentes verdes que solía codearse con la pura crema y nata de la televisión peruana, o ese estilacho único que tenia para preparar esas recetas tan fregonas que hacían que a Chepina se le volteara el hígado.

 

Sabia que un sábado en casa, con cuatro cervezas encima y unos calzones bombachos me harían regresar a postear algo. Después de todo esta es mi creación mas grande después de aquel dibujo de Dragon Ball que hice en secundaria sin calcarlo.

 

Sin mas por el momento…

 

Buen inicio de año, excelente domingo de plaza y hueva divina.

 

Yo sé.